Los niños de la cruz

Gabriel y Esther son dos niños que viven en un internado para familias de bajos ingresos. Entre juegos, lecciones, sueños, peleas y amigos que se convierten en hermanos, aprenden que estar lejos de su familia es su única oportunidad de tener una educación y dar forma a un futuro.